Flipped learning
Proyecto Nº 22
Innova-docencia
Departamento: Psicología Básica I (Procesos Básicos)

La música de fondo reduce la memoria de las personas mayores

Un estudio revela que recuerdan un 10% ciento menos de nombres cuando estos se les han dicho con música de fondo o instrumental, en comparación con el silencio.

 

La música de fondo puede ayudar a relajarse, pero reduce la capacidad de recordar de las personas mayores, según un estudio estadounidense. En las personas en edad universitaria, este efecto no se da, a pesar de que la música sí les distrae.

Fuente: Georgia Tech.  


Las personas mayores tienen más dificultades para concentrarse con música de fondo. Fuente: Georgia Tech.La música puede ayudar a algunas personas a relajarse cuando están tratando de concentrarse. Pero no ayuda a recordar aquello en lo que están centrando la atención, sobre todo a medida que envejecen.
Ese es el hallazgo de un nuevo estudio del Georgia Institute of Technology (Georgia Tech, Atlanta, EE.UU.) que retó a adultos jóvenes y mayores a escuchar música mientras trataban de recordar nombres.
Los participantes en edad universitaria no tuvieron problemas: la música no afectó a su rendimiento. Pero los adultos mayores recordaron un 10 por ciento menos de nombres cuando escuchaban música de fondo o música instrumental, en comparación con el silencio.
Los hallazgos podrían tener implicaciones para los centros de mayores y para las personas que prefieren celebrar reuniones fuera de la oficina, informa la universidad en una nota de prensa.

Estudio sobre la memoria asociativa

Los investigadores de Georgia Tech querían replicar la vida cotidiana porque la música y el ruido de fondo están en todas partes. Su estudio examinó los efectos sobre la memoria asociativa, que incluye la posibilidad de conectar una cara con un nombre y recordarlo.
Los participantes observaron una serie de caras y nombres y se les preguntó si la persona parecía el nombre asignado. Los rostros se mostraban de nuevo unos minutos más tarde. Los participantes tenían que determinar si las combinaciones de nombre y cara eran las mismos que antes.
A veces, la gente hacía la prueba en silencio. Otras veces escuchaban música rock instrumental, incluyendo canciones poco conocidas de Eric Clapton, Jefferson Airplane y Rush.     
 
Resultados obtenidos

"Ambos grupos de edad concidieron en que la música les distraía", explica Sarah Reaves, estudiante de doctorado en psicología, que dirigió el estudio. "Pero sólo a las personas mayores les hacía tener que esforzarse".
Reaves y su asesora, la profesora ayudante de la Facultad de Psicología Audrey Duarte, vincularon los resultados con el conocido efecto cóctel, un fenómeno que permite a la gente a centrar su atención exclusivamente en una conversación, incluso estando rodeados de múltiples conversaciones o de música a todo volumen.
"Las personas mayores tienen problemas para ignorar los ruidos irrelevantes y concentrarse", señala Duarte, que coordina el Laboratorio de Envejecimiento y Memoria de Georgia Tech. "La memoria asociativa también disminuye con la edad. A medida que envejecemos, es más difícil de recordar qué nombre corresponde a qué cara o dónde tuvo lugar una conversación".

Implicaciones para los centros de mayores

Reaves señala que el estudio podría ayudar a los trabajadores de las centros de asistencia a planificar actividades. "Deberían ser conscientes de su entorno. Tal vez los empleados deban apagar la música durante las actividades de aprendizaje o realizarlas en una habitación tranquila ", añade.
"Del mismo modo, las personas de edad que tienen dificultades para concentrarse durante una reunión con compañeros de trabajo en una cafetería, por ejemplo, deben programar reuniones en lugares más tranquilos. Cuando la gente se pierde mientras conduce, es probablemente mejor que apaguen la radio".     

Referencia bibliográfica:

Sarah Reaves, Brittany Graham, Jessica Grahn, Parissa Rabannifard, y Audrey Duarte: Turn Off the Music! Music Impairs Visual Associative Memory Performance in Older Adults. The Gerontologist (2015) DOI: 10.1093/geront/gnu113.